Del pueblo a la ciudad, un camino de ida y vuelta: su representación en la literatura juvenil.

2020-12-01

Los extranjeros que se quedan en España suelen sorprenderse de la estrecha relación entre los españoles y "su pueblo". “Este verano, a la playa y luego al pueblo a descansar así”, “en mi pueblo se prepara de esta manera”, “en mi pueblo se dice”, escuchan con frecuencia en la calle. Esta relación está marcada verbalmente por el uso recurrente del posesivo o simplemente del artículo definido que muestra claramente que solo hay un pueblo posible en la mente de los hablantes: el suyo.

¿Pero de qué pueblo se habla? En realidad, a menudo es el pueblo de los abuelos, o incluso de los antepasados. La población española se ha concentrado masivamente en torno a las grandes ciudades desde la segunda mitad del siglo XX. Hoy en día, los pueblos continúan viendo cómo su población permanente sigue disminuyendo y solo sobreviven gracias al regreso periódico de aquellos que han ido a buscar fortuna a la ciudad. Hay que tener en cuenta los cambios sociales que han condicionado los desplazamientos en uno u otro sentido. Los años 50 y 60 son los años del éxodo rural, cuando cientos de personas se trasladan del campo a la ciudad en busca de un futuro mejor y se instalan en la periferia de las grandes ciudades. A lo largo de muchos años los pueblos se vacían y envejecen, siendo este un fenómeno que se produce durante más de dos décadas. En estos momentos la situación es tal que durante las últimas elecciones legislativas se creó un partido político para defender los intereses de la que se ha dado en llamar "España vacía o vaciada": ¡Teruel existe! Todo un programa, que no necesita explicación.

Entonces, cuando un español habla de "su pueblo", ¿qué siente exactamente? Sin duda la nostalgia, porque el pueblo es para todos los adultos españoles un recuerdo generalmente agradable de la infancia: el lugar de vacaciones, de la libertad recuperada, de los días de pesca con el abuelo, visitas a la huerta con la abuela para recoger tomates siempre excepcionales, etc. También siente una sensación de seguridad ya que el pueblo es el lugar de sus raíces, donde puede rejuvenecer y volver a conectar con su identidad profunda, lejos de las falsas apariencias de su actividad profesional en la ciudad. Sin embargo ¿quiere volver a vivir allí de forma permanente?

El movimiento neorural es todavía tímido en España y, como en otros lugares, rara vez se vincula al deseo de retomar el trabajo de la tierra. Pero en los últimos años, la realidad de unos pueblos abandonados y vacíos ha desembocado en la situación que ahora se denuncia y ha despertado el interés de jóvenes escritores. El rescate de los valores implícitos en la vida rural frente a la degradación de la vida urbana está en la base de este movimiento social y político que exige la recuperación de “la España vaciada”; un movimiento reforzado en los últimos tiempos por las circunstancias de una pandemia que ha cambiado formas de vida y de relación social y que está potenciado el éxodo urbano hacia el mundo rural. Se siente la necesidad de recuperar la vida más cercana a la naturaleza como refugio y respuesta a los retos del momento presente. En los últimos años, una serie de novelas sobre el abandono del campo y la despoblación (Intemperie, La España vacía, El canto del cuco, Tierra de mujeres, Los asquerosos) han alcanzado notable éxito editorial, lo que nos lleva a preguntarnos sobre la proyección de este fenómeno en la literatura juvenil.

Los escritores de literatura infantil se han referido repetidamente a las idas y venidas del campo a la ciudad y de la ciudad al campo. La literatura infantil y juvenil española contó el éxodo rural y la despoblación en las historias de Montserrat del Amo, Mª Luisa Gefaell, Juan Farias, Lolo Rico de Alba, Concha López Narváez y otros muchos hasta los años 80. Ya en el siglo XXI hay relatos interesantes, como La Voz del Valle, de Ana Alonso (2015) que plantean la posibilidad de recuperar lo perdido; en este caso es la vida de un pueblo semiabandonado que gracias a este periódico digital que crea un grupo de niños con su maestro ya jubilado, encara su futuro con esperanza. O Cuando la luna llora, de Esperanza Fabregat (2019), que aborda la vuelta al pueblo de los abuelos desde el misterio y con un cierto toque fantástico.

 

En Francia, el movimiento neorural que comenzó en 1970 no ha dejado de crecer. En 2010, el éxodo urbano afectó a "unas 110.000 personas al año frente a las 70.000 del éxodo rural"[1]. Según la misma fuente, de 1970 a 2010, 4,5 millones de personas volvieron a vivir en las zonas rurales. El desarrollo de las tecnologías de la comunicación y el avance en la cobertura de las redes de telecomunicaciones en el territorio han favorecido la aparición del teletrabajo. La conciencia medioambiental y la vulnerabilidad de las grandes ciudades a la contaminación y a las crisis sanitarias parecen haber acelerado el deseo de los franceses de volver a vivir en el campo[2].

En lo que concierne a la literatura infantil, la condesa de Ségur en 1863 ya representó la decepción de dos pequeños bretones enamorados de la capital. En la dedicatoria a su nieto que encabeza la novela Les Deux Nigauds, la condesa expresa claramente sus reservas sobre París:

"Querido muchacho, es a ti, habitante de la excelente Bretaña, a quien dedico la historia de estos dos tontos que prefieren París al campo. No serás como ellos, porque París ya te aburre y Bretaña te gusta. Sé siempre un bretón valiente y leal, y cuidado con convertirte en un parisino frívolo, burlón, vanidoso e inconstante”[3].

En ese momento, la revolución industrial provocó grandes movimientos migratorios del campo a las ciudades ávidas de mano de obra. Y París atrajo a los notables provincianos por su vida social y cultural.

Más cerca de nosotros, es en los años 30 cuando Sarah Stewart (texto) y David Small (ilustración) sitúan la historia de Lydia en el álbum Lydia's Secret Garden. Lydia es una niña que se ve obligada a ir a la ciudad con su tío debido a la pobreza y el desempleo que aqueja a las zonas rurales de Estados Unidos[4]. Este álbum, publicado por primera vez en 1997, muestra sin embargo un cambio de paradigma en relación con el sueño parisino de los dos Nigaud, ya que aquí Lydia no expresa ningún interés particular por la ciudad. Por el contrario, mientras espera poder regresar a casa, se ocupa de revivir la terraza y los balcones del edificio de su tío plantando flores y verduras. La nostalgia por el campo es así omnipresente.

Por último, a principios del siglo XXI, las ciudades han perdido su atractivo y los autores dan vida a personajes -a menudo adultos, o adolescentes en las distopías- que hacen el camino inverso y deciden volver a vivir en el campo a pesar de la incomprensión y, a veces, incluso la oposición de sus progenitores. Podríamos citar Le bonheur est un déchet toxique, de Manu Causse o Les enfants de Noé, una novela de anticipación de Jean Joubert. En el campo de la distopía, también se podría mencionar Nous sommes l’étincelle, de Vincent Villeminot, que relata las consecuencias del retiro de un grupo de jóvenes en los bosques de Dordoña para oponerse al modelo social urbano y consumista imperante. Esto recuerda a las comunidades hippies de los años70 y sus herederos, las ZAD[5], también presentes en la literatura juvenil.

 

Para este nuevo número de la revista Ondina ~ Ondine, nos gustaría invitar a los investigadores a plantearse el tema, por ejemplo, desde un enfoque socioliterario para poner en perspectiva las representaciones del campo y la ciudad en relación con el contexto de publicación de las obras y la evolución de las mentalidades. Por su parte, un enfoque sociopoético permitiría identificar los procedimientos poéticos que estructuran estas representaciones durante el proceso de creación literaria y que ayudan a construir un haz de significados explícitos e implícitos. Finalmente, un enfoque comparatista podría mostrar la evolución de las mentalidades sobre el tema en diacronía o las variaciones según los orígenes culturales de los autores.

Antes de proponer vías de investigación no exhaustivas, formularemos algunas preguntas a las que esperamos que el número Ondina ~ Ondine proporcione respuesta. Así, podemos preguntarnos sobre el perfil de los personajes implicados de forma voluntaria / forzosa en el desplazamiento del campo a la ciudad o viceversa: ¿esto concierne a adultos o a niños? ¿Más personajes femeninos o masculinos? ¿Qué consecuencias tiene esto en la historia, en el argumento? ¿Este desplazamiento obedece a una decisión individual inscrita, o no, en un movimiento colectivo? ¿Expresa más un deseo de escapar de una situación (entorno o estilo de vida) o la búsqueda de una vida mejor? En este último caso, ¿cuál es la posible relación entre la representación idealizada del objeto de la búsqueda y la realidad encontrada? ¿El cambio de lugar de vida está planeado, preparado o es la consecuencia de una decisión impulsiva? ¿Cómo modifica este cambio la forma de vida de los personajes, la naturaleza de las relaciones familiares o, más ampliamente, la naturaleza de las relaciones con los demás?

Se podrán así poner en perspectiva modelos de representaciones del vaivén campo/ciudad; comparar las que corresponden a un movimiento hacia las ciudades y las que hacen el camino inverso; leer los textos para analizar la transformación del modo de vida (hábitat, trabajo, tareas cotidianas, etc.) e identificar los elementos de crítica social (gestión del tiempo, alimentación, contaminación, consumismo, individualismo, etc.); estudiar las proyecciones imaginarias que los personajes hacen del lugar de destino y, posiblemente, interesarse por los logros utópicos presentes en la literatura juvenil (desde las ciudades obreras hasta los campamentos hippies y las ZAD).

Finalmente, deseamos agradecer a la directora de la revista Ondina ~ Ondine, la Dra. Elvira Luengo Gascón, el haber confiado en nosotras para coordinar esta nueva entrega.

María Victoria Sotomayor

Universidad Autónoma de Madrid.

Coordinadora del grupo de investigación LIJEL

 

Esther Laso y León

Universidad de Alcalá

Miembro del grupo LIJEL

 

 

Las propuestas de artículos (400 palabras) en español o francés, acompañadas de una breve bibliografía y 5 palabras clave deben enviarse antes del 8 de enero de 2021 en archivo .DOC a la dirección ondinaondine@gmail.com, también a las direcciones mvictoria.sotomayor@uam.es para las propuestas en español y esther.laso@uah.es para las propuestas en francés, especificando en el mensaje de envío el nombre del autor y su correo electrónico. Los colaboradores serán informados de la valoración del Consejo Editorial y del Consejo Científico de la Revista a finales de enero de 2021.

Los artículos de las propuestas seleccionadas se enviarán hasta el 15 de julio de 2021 respetando las normas de la revista que se pueden consultar en esta dirección: https://papiro.unizar.es/ojs/index.php/ond/about/submissions. Los artículos no deben exceder los 30.000 caracteres, espacios incluidos.

Publicación prevista para el primer semestre de 2022.

 

Bibliografía:

Alonso, A. (2015). La Voz del Valle. Madrid: Anaya.

Causse, M. (2017). Le bonheur est un déchet toxique. Paris : Thierry Magnier.

Cedillo, J. (2016). La alianza del hombre y la tierra, germen de una nueva literatura rural, en El Cultural, 29 agosto. En línea: https://elcultural.com/La-alianza-del-hombre-y-la-tierra-germen-de-una-nueva-literatura-rural

Collot, M. (2014). Pour une géographie littéraire. Paris : Ed. Corti.

Comtesse, de S. (1990). Les deux Nigauds dans Oeuvres complètes. Volume 3. Paris : Robert Laffont (collection Bouquins).

Desmares-Poirrier, C. (2020). L'exode urbain : manifeste pour une ruralité positive. Mens : Terre vivante (Champs d’action).

Escarpit, R. (2015). Sociologie de la littérature (réédition en accès libre), Socius. Lire : http://ressources-socius.info/index.php/reeditions/17-reeditions-de-livres/173-sociologie-de-la-litterature .  

__________(1971). Sociología de la literatura. Barcelona: Oikos-Tau.

Fabregat, E. (2019). Cuando la luna llora. Barcelona: Edebé, (Periscopio).

Goldmann, L. (1964). Pour une sociologie du roman. Paris : Gallimard./

­­­­­­­­­­ (1967).  Para una sociología de la novela. Madrid : Ciencia Nueva.

Hamon, P. (1997). Texte et idéologie. Paris : PUF.

Joubert, J. (2000). Les enfants de Noé. Paris : L’école des loisirs.

López Narváez, C. (1984). El amigo oculto y los espíritus de la tarde, Ilust. de Teo Puebla. Madrid: Noguer.

Mathieu, N. (2017). Les relations villes/campagnes. Histoire d’une question politique et scientifique. Paris : L’Harmattan (Logiques sociales).

Merlin, P. (2009). L’exode urbain. De la ville à la campagne. Paris : La Documentation française.

Molino, S. del (2016). La España vacía: viaje por un país que nunca fue. Madrid: Turner.

Montandon, A. (2019). «Sociopoétique», Sociopoétiques [En ligne], n°1, mis à jour le : 03/07/2019. URL : http://revues-msh.uca.fr/sociopoetiques/index.php?id=640

Rio, Y. (2013).  La relation ville/campagne dans la littérature de science-fiction, revue Le Déméter. Paris, 241-258.

Rouvière, C. (2015). Retourner à la terre. L'utopie néo-rurale en Ardèche depuis les années 1960. Rennes : Presses universitaires de Rennes, coll. « Histoire », sous la direction de Georges Duby et A. Wallon, Histoire de la France rurale, tomes 3 (1789-1914) et 4 (1914-1974. Seuil, 1981.

Steinbeck, J. (1984). Les raisins de la colère. Paris : Gallimard (Folio), (1939, 1ère édition en anglais). / (2019). Las uvas de la ira. Madrid : Alianza Editorial.

Stewart, S. (auteur) et Small, D. (illustrateur). (2006). Le jardin secret de Lydia. Paris : Syros, (1ère éd. en anglais, 1997).

Viard, J., Marié, M. et Hervieu, B. (2020). Le sacre de la terre. La tour d’Aigues, Ed. de l’Aube (Grand Format).

Villeminot, V. (2019). Nous sommes l’étincelle. Paris : Pocket jeunesse.

 

[1] Antoine Blouet, « Interview de Pierre Merlin », Maires de France, déc. 2010, p. 16-17.

[2] Ver los los artículos sobre el tema publicados durante el 1er semestre de 2020. Por ejemplo, el artículo de Marion Cocquet « Exode urbain, la vie en vert » publicado el 13 junio de 2020 en el semanario Le Point, o el de Mayra García Bermúdez “Éxodo urbano” en La Voz de Galicia el 13 de mayo de 2020.

 

[3] Comtesse de Ségur, Les deux Nigauds dans Oeuvres complètes, volume 3, Robert Laffont collection Bouquins 1990, p.340.

[4] Este álbum recuerda el contexto descrito por John Steinbeck en Las uvas de la ira.

[5] Acrónimo de “Zone d’aménagement différé” que designa zonas, generalmente rurales, que las administraciones pueden incluir en un plan de desarrollo urbanístico o de infraestructuras. Los militantes ecologistas han transformado el acrónimo en “Zone à défendre”.El movimiento neorural en la literatura infantil