Casa encantada, tramoyas y tropelías. Don Juan de Espina y Segundo de Chomón

  • Pedro Reula Baquero Conservatorio Federico Moreno Torroba
Palabras clave: Juan de Espina, Segundo de Chomón, casas encantadas, La maison ensorcelée, Electric hôtel, comedias de magia, tropelías, magia natural

Resumen

En 1908, el cineasta Segundo de Chomón estrenó La maison ensorcelée y Electric hôtel. Pertenecen a un género que hacía furor en esos momentos, el de los trucajes misteriosos en la escena de una casa encantada y cuyo origen está en la tradición de las comedias de magia. Coincidiendo con ese gusto de la época por las casas encantadas, Cotarelo y Mori publicó en 1907 la novela Casos prodigiosos y cueva encantada de un autor del siglo XVII, Juan de Piña. Contiene un pasaje que se desarrolla en una casa hechizada y no resulta difícil establecer un paralelismo con las películas de Segundo de Chomón. El habitante de esta casa se asemeja a un extraño personaje del siglo XVII, Juan de Espina, famoso ya en su época por mago y por sus extravagantes colecciones y cuya fama llegaría hasta el siglo XIX. La primera década del siglo XX vivió el apogeo de la magia y de la electricidad, en un momento de sublime apoteosis del progreso tecnológico y, al mismo tiempo, del ocultismo más furibundo. Fue una época de contradicciones, igual que el primer tercio del siglo XVII, en la que se desarrollaban simultáneamente la revolución tecnológica y metodológica del estudio de la naturaleza y las supersticiones más demenciales.

 

In 1908, the filmmaker Segundo de Chomón, released La maison ensorcelée and Electric Hôtel both of which belong to an extremely popular and successful genre of the times, that which showed mysterious tricks at the scene of a haunted house, and whose origin lies in the tradition of the magical comedies. Coinciding with this taste for haunted houses, Cotarelo y Mori published the novel Casos prodigiosos y cueva encantada written by Juan de Piña, a seventeenth century writer. This novel contains a passage that is set in a mysterious house and which is not difficult to link to Chomón’s films. Its inhabitant reminds us of a bizarre character of the seventeenth century named Juan de Espina, famous in his time for his magic tricks and his extravagant collections and whose fame would continue into the nineteenth century. The first decade of the twentieth century saw the climax of magic and electricity, at a time of sublime exaltation of technological progress combined with the most raging occultism. It was an era full of contradictions, like the first third of the seventeenth century, in which a technological revolution and a new method for the study of nature unfolded simultaneously alongside the most lunatic superstitions.

Publicado
2014-12-13
Sección
Artículos