Una niña con dudas y una suerte de margaritas

Autores/as

  • Noemí Villamuza Manso

DOI:

https://doi.org/10.26754/ojs_ondina/ond.201934403

Resumen

Antes de ser quien soy ahora he sido niña, y es ahí en la infancia, donde viven los monstruos. “Las niñas no protestan, no molestan, no ambicionan, no contradicen, las niñas respetan, ayudan”.Y ellas se conforman. Hablo de mí y de lo que fue mi alimento subconsciente. Soy la mayor de cuatro hermanas y el dar ejemplo y condescender me lo tomé muy en serio. Jugar quedó en un segundo plano porque había que ser responsable...Ilustrar es la forma que he elegido para comunicarme, porque ahora juego mientras trabajo todo lo que no jugué de pequeña.
El ochenta por ciento de mi trabajo está dirigido a niñas y niños, pero también dibujo para rescatar mi propia niñez, aquel tiempo entre nubes y soles, en el que crecí. Hoy en día, una gran parte de las niñas (la mayoría de las afortunadas niñas de Occidente) crecen compartiendo fútbol en el colegio, protestan abiertamente en el aula ante sus compañeros y creo que miran al futuro con más ambición que las niñas de hace treinta o cuarenta años.
Aunque sigue habiendo mucho por hacer y aunque arrastramos tanto peso patriarcal, hay muchas conciencias despiertas entre estudiantes, educadores y autores. Trato de conseguir que los varones se acerquen a figuras femeninas inspiradoras, facilitar que los niños expresen sus emociones y que valoren a sus compañeras desde que comienzan su vida escolar Y yo propongo ofrecer a las niñas y a las mujeres jóvenes herramientas literarias y plásticas que les hagan sentirse capaces de alcanzar aquello que quieran ser.
Palabras clave: infancia, inseguridad, sensibilidad, valor, creatividad, fuerza, ejemplo, madre

Descargas

Publicado

2020-04-29

Número

Sección

Voces de mujeres en la Literatura Infantil y Juvenil del siglo XXI